La Actitud

¿Cuándo se sabe de la valía de una persona? Hay  una fórmula para descifrarla.

V=(C+H) x A.

Es decir, el Valor de una persona son los Conocimientos más las Habilidades MULTIPLICADOS por la ACTITUD. 

Los conocimientos y las habilidades son obviamente necesarios. Y suman. Pero la ACTITUD  multiplica. Y toda suma multiplicada por 0 da 0.

Y la ACTITUD (siempre con mayúsculas) es lo que determinará nuestro éxito o fracaso en la vida. Nadie elige a sus amigos por sus conocimientos o habilidades, sino por su ACTITUD. A los jefes que podamos recordar con agrado los recordaremos siempre por su ACTITUD ante con nosotros. Nuestra pareja sigue con nosotros porque nos gusta su ACTITUD, no porque sepa más o menos de paleontología. Y nuestros hijos nos quieren y presumen de sus papis no porque tengan 25 años de experiencia en el sector, sino por la ACTITUD que tengamos para con ellos.

A quien elegiríamos antes para nuestro trabajo?

Pongamos dos extremos

Uno fue titulado en 5 años por la Universidad de Harvard. Lee todos los días los periódicos de papel salmón, más el Financial Times y The Economist. Los fines de semana está enganchado a Internet y sigue las teorías y razonamientos de Alan Greenspan. Incluso si le preguntas por el Euribor te da los datos actualizados cada dos horas. Pero es un chulo sencillamente insoportable.

Otro acabó la carrera en 10 años. Le gustaba el ambiente estudiantil de Murcia. Los periódicos de economía los ha tocado pero a él le va el Marca. Los fines de semana disfruta a tope con su novia y cree que Alan Greenspan debe ser el extremo derecho del Liverpool. Pero su actitud es inmejorable, sabe trabajar en equipo, está abierto a ayudar a cualquier compañero, sabe delegar, es organizado y motiva a sus compañeros …

“Unos obreros estaban picando piedra frente a un enorme edificio en construcción.
Se acercó un visitante a uno de los obreros y le preguntó: - ¿Qué están haciendo ustedes aquí?

El obrero lo miró con dureza y le respondió:

- ¿Acaso usted está ciego para no ver lo que hacemos?
Aquí, picando piedras como esclavos por un sueldo miserable y sin el menor reconocimiento.

Vea usted ese mismo cartel. Allá ponen los nombres de ingenieros, arquitectos, pero no ponen los nuestros que somos los que trabajamos duro y dejamos en la obra el pellejo.

El visitante se acercó entonces a otro obrero y le preguntó lo mismo.

- Aquí, como usted bien puede ver, picando piedra para levantar este enorme edificio. El trabajo es duro y está mal pagado, pero los tiempos son difíciles, no hay mucho trabajo y algo hay que hacer para llevar la comida a los hijos.

Se acercó el visitante a un tercer obrero y una vez más le preguntó lo que estaba haciendo. El hombre le contestó con gran entusiasmo:

- Estamos levantando un Hospital, el más hermoso del mundo. Las generaciones futuras lo admirarán impresionados y escucharán el entrar y salir constante de las ambulancias, anunciando el auxilio de Dios para los hombres.

-Yo no lo veré terminado, pero quiero ser parte de esta extraordinaria aventura ( Fuente:
http://www.enbuenasmanos.com)

P.D. A una isla desierta, cualquiera se llevaría antes a una persona predispuesta a remangarse y meterse en tarea, que a un divo genial sin horario fijo.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0