El culo de dos caballos

Para Canadá la madera es una cuestión de estado. El gobierno canadiense mandó a unos alumnos universitarios hacer una investigación sobre el ancho de sus vías de ferrocarril y si era óptima su medida para la circulación de sus trenes.

Los alumnos, tras ardua labor de campo, comprobaron que todas las vías tenían el mismo ancho, que era de 4 pies y 8 pulgadas, o lo que es lo mismo, 1.60 metros. Siguiendo el estudio vieron que esa era la misma medida que tenían de ancho todos los ferrocarriles en Estados Unidos. Y siguiendo con la investigación comprobaron que los trenes en EEUU habían sido diseñados en su día por ingenieros ingleses. Buceando ya en la historia, detectaron que éstos habían elegido esta medida ya que era la misma, idéntica, que los británicos utilizaban allá por el siglo XIX para que sus carromatos circularan por sus rutas, que a la vez habían sido diseñadas hacía más de 2000 años por los romanos para que transitaran en aquella época sus legiones, con 4pies y 8 pulgadas. . Y, la pregunta clave … ¿por qué los romanos habían elegido esa medida para el tránsito de sus legiones? Asómbrese con la respuesta. Porque es la medida que corresponde al culo de 2 caballos juntos. Finalizado el estudio, fue tal curiosidad de esos estudiantes que siguieron investigando y comprobaron que el ancho del cohete que viene de Utah a Cabo Cañaveral mide 4 pies y 8 pulgadas, y que pasa por unos túneles ferroviarios que miden … 4 pies y 8 pulgadas … con lo que sacaron como conclusión final que la más alta tecnología de nuestra era viene del culo de dos caballos.

Mire. Contrate a los mejores consultores del mercado, rodéese de expertos gurús tecnológicos, pague lo que quiera por un nuevo plan estratégico,… pero también pregunte a su gente antes de tomar cualquier decisión y gastarse el dinero. Las manos que tocan a sus clientes, los ojos que les miran y las bocas que les hablan son las de sus empleados. Y posiblemente nadie mejor que ellos saben lo que está sucediendo en su empresa.  

Eso sí. Prepárelos, fórmelos, entrénelos. Dele las armas necesarias y diseñe un buen plan para vencer.

La visión y el diseño de su empresa sí dependen de usted.

En el año 53 A.C. Marco Licinio Craso quiso invadir Partia (la actual Irán) con un ejército de 40.000 hombres. Fue un absoluto fracaso. Todo ello se debió a la utilización por sus contrincantes del arco partiano, que estaba dotado de un resorte laminado que conseguía un alcance muy superior al de las tropas romanas. 20.000 soldados romanos murieron y otros 10.000 fueron capturados heridos. Los partianos no ganaron por tener un mejor general, sino por el diseño del arco. El diseño no es necesario, es inevitable para triunfar

La misión, los que tienen que llevar su visión a la práctica, en definitiva los misioneros, son sus empleados. Invierta todo lo que pueda en ellos. La mayoría de la gente trabaja por cuenta ajena. Algunos otros son autónomos, es decir, gente que sabe hacer bien una tarea, oficio o profesión. Muy pocos son empresarios, autónomos que además de saber hacer muy bien su profesión tienen el don de enseñar a otros cómo hacerlo crecer.

Si usted está en este reducido círculo de elegidos, investigue dentro de su propia gente y pregúnteles porque quizá ellos sepan la solución, diseñe bien la visión de su empresa y haga que los demás vean lo que usted ve.

“Tras una dura semana de lucha contra el crimen, Sherlock Holmes y el Dr. Watson decidieron irse de camping al bosque, por el fin de semana… Después de una buena comida y una botella de vino, se fueron a dormir a su tienda de campaña.

Horas más tarde, Holmes se despertó y codeó a su fiel amigo, diciéndole:

- Watson, mira el cielo y dime qué ves…

Watson contesta:

- Veo millones y millones de estrellas…

- ¿Y eso qué te dice? – replicó Holmes.

Watson pensó por un minuto y le dijo:

-  Astronómicamente, me dice que hay millones de galaxias y potencialmente billones de planetas. Astrológicamente, veo que Saturno está en Leo. Cronológicamente, deduzco que son aproximadamente las 3 y 10 de la madrugada. Teológicamente, puedo ver que Dios es todopoderoso y que somos pequeños e insignificantes. Meteorológicamente, intuyo que tendremos un hermoso día mañana…Y a usted, Holmes, ¿qué le dice?

Transcurrió un corto silencio y Holmes habló:

 

- ¡POR FAVOR WATSON,…NOS ROBARON LA TIENDA DE CAMPAÑA!”

Escribir comentario

Comentarios: 0