No hay dos sin ti

Nunca me ha gustado eso de "Recursos humanos", porque la única manera feliz de alcanzar objetivos, resultados y fines es comenzar por Principios que valoren lo humano de los recursos. Y cada vez menos se tienen y trabajan principios y valores humanos. Sólo recursos

Decía Heráclito que el alma queda teñida del color de tus pensamientos. Piensa sólo en aquellas cosas coherentes con tus principios y que pueden soportar la más intensa  luz del día. El contenido de tu carácter es tu elección. Día a día, lo que eliges, lo que piensas y lo que haces es aquello en lo que te conviertes. Tu integridad es tu destino… es la luz que guía tu camino.

Salga a la calle. Si tiene la mala fortuna de encontrarse con una supuesta amistad que le diga… ¿qué te pasa, que mala cara tienes hoy?, y a la vuelta de la esquina con otro terrorífico  amigo que le comente ¿pasaste mala noche? ¡Qué ojeras¡, ya no hará falta un tercer elemento para que pase un mal día. Y lo mismo a la inversa. Acabamos siendo lo que nuestros pensamientos quieran. La forma en la que vives tu vida habla tan alto que lo que dices no importa

Y ahora analice estas dos cuestiones.

¿Qué desea de su gente? Los que  dirigen personas (vamos a llamarlos así, que lo de líder es más respetable)  desean que su gente sea entusiasta, creativa, proactiva, comprometida… no que se limite sólo a cumplir con su tarea.

Todos ellos son valores que al encarnarse en uno se transforman en virtudes, y se llevan ya consigo, da igual al trabajo que en el entorno familiar.  

Pero estas virtudes no se pueden exigir porque el contrato lo establezca o por que el jefe de equipo  lo reclame a sus empleados. Ordenando, sin ponerse a su servicio, sólo obtendrá el cumplimiento pero no se ganará su corazón para tener gente entregando todo su potencial de manera incondicional en aras de un fin o propósito común. Una cosa es dar libertad imponiendo normas, y otra cosa es enseñar la libertad contagiando valores.

Por ello es importante entender que los valores que buscamos en las personas para desarrollar un alto desempeño solo lo podremos obtener si lo dejamos florecer del interior de cada persona. El amor y el entusiasmo con que las personas hacen su trabajo no se puede comprar. Ni exigir. La entrega se da, no se exige. Creer lo que aprendas, enseñar aquello en lo que creas y practicar lo que enseñes.

De entre mis empresas clientes tengo la fortuna de tener a muchas del sector agrario. Veo con que cariño, antes de echar las semillas para tener una buena cosecha crean las condiciones óptimas para que la tierra alcance su máximo grado de fertilidad. Una vez se ha abonado y suministrado los fertilizantes para preparar el terreno, se escogen las mejores semillas las cuales simplemente se esparcen en el suelo para que puedan florecer.

Es lo mismo. Una persona podrá olvidar lo que digas, quizá también lo que hagas, pero nunca como le hiciste sentir.

Si los directores de personas  quieren obtener lo mejor de sus colaboradores, antes deben crear las condiciones mínimas para que permitan el florecimiento de los valores hechos conductas visibles desde el interior del individuo.

Y entonces sí. Abonada la tierra, se podrá logar la lealtad, la creatividad, el compromiso… y florecerán naturalmente, se habrán ganado el corazón de los empleados llevándolos a superar los límites impuestos por las metas ya no viéndolas como punto de llegada sino como punto de partida hacia dimensiones superiores

Un líder (ahora sí)  de verdad enseña a sus discípulos a creer en ellos mismos antes que en él.

Todo lo que das a otros te lo estás dando a ti mismo. Todo lo que abandonas te abandona a ti

Por eso, cuando tenga que dirigir aunque sea a una sola persona, recuerde el título del artículo. No hay dos sin ti.

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    Jose Cascales (miércoles, 15 abril 2015 19:17)

    SIRVE PARA QUE TE SIRVAN.

  • #2

    julio pedauye (miércoles, 15 abril 2015 21:13)

    Correcto, no hay dos sin ti. Siempre me gustó el mensaje: "En la medida en que des a la gente lo que ellos necesitan, ellos te darán lo que tú necesitas"

  • #3

    Xabier Nacenta (jueves, 16 abril 2015 07:59)

    Correcto al 100%.
    Ahora bien, sí algún día tengo la dicha de vivir esa experiencia, como trabajador de base, te lo haré saber.
    Saludos
    Xabier Nacenta

  • #4

    Carmen Martínez Abellán (jueves, 16 abril 2015 10:32)

    Hola José. Felicidades y gracias por el artículo. Es con mucha diferencia el mejor que he leído de este tema, el que refleja la sincera realidad. No hay fórmulas ajenas a ti, si no sientes lo que haces todo se vuelve ficción.

  • #5

    Roberto Sánchez (jueves, 16 abril 2015 11:04)

    Totalmente correcto, pero hoy en día las primeras que deberían aplicarse esta filosofía son las Empresas de Selección de Recursos Humanos de la de cara a hacer una valoración más real en la selección del personal en las ofertas de empleo

  • #6

    Fermín Rol (domingo, 26 abril 2015 11:35)

    Precioso. Trato de aplicar todos los días este mensaje. ¡A veces lo consigo!, pocas, ¡seguiremos practicando ! :)