Tanta Libertad como sea posible y tanta Autoridad como sea necesaria

"Tanta libertad como sea posible y tanta autoridad como sea necesaria"

 

Frase de San Agustín de Hipona. Si hubiera nacido en esta época sería considerado como el gran gurú del management.

 

Y es que si diseccionamos la frase nos daremos cuenta que primero hay que trabajar tu propia libertad añadiendo valores a la misma. Y usar la autoridad con carácter supletorio cuando se produzca un mal uso de la libertad.

 

Porque una cosa es dar libertad imponiendo normas y otra educar la libertad contagiando valores.   

 

Nadie discute que sus subordinados le harán caso y cumplirán las normas. Faltaría más. En caso contrario saben que serían despedidos. Pero la ilusión, el optimismo, la alegría y la pasión con que hagan las cosas eso no hay cláusula contractual que lo imponga. La entrega no se exige, se regala.

 

Los valores se contagian, se respiran, se adhieren… no se predican. Los valores no se imponen, son imponentes en sí mismos.

 

¿Qué valores se respiran en su empresa? Ya sabe que enseñamos lo que sabemos pero contagiamos nuestra forma de vivir. Y los conocimientos no enamoran.

 

Y hoy, o usted y su gente enamoran o tienen que bajar precios.

 

Pero hay dos tipos de libertad. Una de elección, la que tiene que ver con el fin (lo que elegimos respecto a lo que quiero hacer, la que afecta a mi SER) y otra de acción (dirigida hacia los medios que me ayudan a alcanzar el fin, encaminada a mi HACER).

 

Y si uno no tiene claro el fin (su SER), no encontrará los medios para alcanzar su meta (su HACER).

 

Sin embargo en las empresas se sigue obsesionado por capacitar e instruir en el hacer sin antes profundizar en el ser que tiene que desarrollar esos procesos y procedimientos.

 

Y mire usted. Una cosa es tener libertad y otra ser libre.

 

Yo puedo tener la libertad de HACER una serie de acciones, pero solo seré libre si ejerzo esa libertad en beneficio de mi plenitud personal, de mi SER. Tengo libertad de comprar alcohol (HACER) pero si daña mi salud al depender de necesitar beber, atentará a mi SER y dejaré de ser libre.

 

Igualmente puedo tener libertad de hacer aquello que no me guste (cumplimiento) pero sólo obtendré realización personal si vuelco mi pasión en la tarea diaria (compromiso)

 

Dedicamos mucho tiempo a hacer mejor las cosas y muy poco a ser mejores personas.

 

Estamos exaltando la libertad en los medios y acciones pero preguntémonos si lo estamos haciendo para ser más libres en aras a nuestro desarrollo personal.

 

Estamos en una sociedad en la que se exalta la libertad para poder hacer de todo pero no nos está enseñando a hacer bien, formándonos primero en nuestra propia libertad como personas para luego transmitirla a los demás.

 

Y por tanto lo primero que debemos hacer es educarnos en la libertad. Educarnos en la libertad del SER de la persona antes de que del HACER.

 

Y dado que esto es un foro empresarial, recomendaría a nuestros empresarios que se educaran y educaran a sus trabajadores no en el cumplimento de las normas, sino en las actitudes que conllevan valores y por consiguiente un compromiso personal.

 

Solo con el cumplimiento ya no vale. No eduquemos en la obediencia, eduquemos en la convicción. No tengamos gente involucrada (gente que vive por obligación), sino comprometida (sintiéndose responsable)

 

Lo primero que quita la libertad es el miedo. El miedo busca lo seguro, el amor te lanza a la plenitud. El miedo siempre tapa y calla, el amor abre y habla.

 

Si la libertad no está en función de la unidad, caemos en el INDIVIDUALISMO (el veneno de la conciencia colectiva)

 

Si la libertad no está en función de la generosidad, caemos en el EGOISMO (el veneno de la conciencia personal)

 

Ya he dicho en numerosas ocasiones que me contratan las empresas para desarrollar habilidades directivas y resolver conflictos del personal e insisto en que todos los problemas, desde la empresa más grande a la pequeña empresa, están basados en la envidia, la soberbia y la falta de humildad del personal.

 

Si usted que me lee es empresario, empiece ayudando a hacer libre a su gente. Si va a contratar a alguien, siga las directrices que escribió  Antoine de Saint-Exupery “si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar maderas o distribuir el trabajo (eso lo hace un jefe) sino que primero has de evocar en los hombres el anhelo por el mar (eso es tarea de un líder)

 

Y sobre todo póngase en marcha ya. No piense que no es este un tema importante y nuclear. Deje de pensar y actúe.

 

 

No le pase lo que reza la fotografía del presente artículo. 

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    Jessy (viernes, 03 junio 2016 14:18)

    Amigo mio leer tus artículos es increíble. Motivación ganas ser mejor persona. Gracias por dedicarte a lo que te dedicas haces que seamos mejores personas.
    Un abrazo enormeeee espero que nuestros caminos se vuelvan a encontrar.

  • #2

    Andrés Hernández (viernes, 03 junio 2016 15:38)

    Me descubro, sin duda alguna, me descubro.

  • #3

    Pilar (viernes, 03 junio 2016 16:05)

    Que difícil es infundir hoy en día amor por el mar.

  • #4

    Jose (viernes, 03 junio 2016 16:22)

    Me identifico totalmente con la filosofía que aplicas en tus artículos. Estoy seguro que mi empresa la haría girar 180 º.
    Muchas gracias, un saludo.

  • #5

    Fran Murcia (sábado, 04 junio 2016 12:07)

    Ayer escucho a mi jefe de decir esto: " España es el único país donde los trabajadores no obedecen a sus jefes" ...., no digo más. Gracias Jose.

  • #6

    Miguel lopez (sábado, 04 junio 2016 14:09)

    He pensado y siempre que puede aplicó en mis proyectos, lo que tan bien explicas en tu correo, que antes de nada decirte, MUY BIEN PEPE, mereces ser del Atleti.
    Pero en algunos casos, cuando hay proyectos arrancados y las empresas se han hecho por personas, que aún siendo buenas personas no han sabido poner su pensamiento en los sistemas, han provocado unas redes viciosas que no solo impiden buscar la esencia de lo que dices si no que lo amplifican. En definitiva, es muy importante sentir lo que dices pero si no encuentras el camino y lo ayanas día a día, los cambios son imposibles. Por eso últimamente estoy opsesionado en los cambios con el binómio personas y sistemas, es decir, puedo trabajar mucho por y para las personas pero si los sistemas no nos acompaña se construye en baldío. Qué opinas amigo Pepe??