Puntos de vista

Para todo el mundo lo que le pasó al Titanic fue una desgracia, excepto para las langostas que estaban en la pecera que fue un milagro. Todo en esta vida es cuestión de perspectiva y de distintos puntos de vista.

 

En cada seminario que realizo percibo esos distintos puntos de ver las cosas que tenemos según hable el empresario, directivo, mando intermedio o personal de base. Y en ocasiones no dedicamos el suficiente tiempo a analizar el motivo por el cual la otra u otras personas tienen pareceres y visiones distintas a las nuestras.

 

Quiero compartir un cuento anónimo que debería servirnos para reflexionar y ejercitar la empatía y la creatividad a la hora de solucionar tantísimas situaciones que se nos presentan en la vida y que en lugar de pensar “tenemos razón” nos pueden llegar a hacer entender por qué la otra persona puede pensar distinto a nosotros.

 

Un americano viajó a Israel para aprender del Talmud. Fue a hablar con un rabino al que le dijo que le enseñara sus secretos.

El americano pensaba que todos los judíos eran muy ricos y que todo se debía a que el Talmud les guiaba para llegar a ello. El rabino sorprendido de las razones que le dio el americano se negó rotundamente a enseñárselo. El americano le dijo que si no se lo enseñaba él se lo enseñaría cualquier otro rabino, bastaría con engañarle y hacerle creer que quería convertirse al judaísmo.

El rabino meditó unos instantes y le dijo:

-Hijo mío, te enseñaré los secretos del Talmud, pero para ello deberás contestarme bien a una pregunta de las cuatro que te haré. Si no lo haces, me harás la promesa de olvidar totalmente la idea de aprender el Talmud.

El americano pensó que era lo suficientemente inteligente para contestar a alguna de las tres preguntas que el rabino le haría y accedió. El rabino le dijo entonces:

-Están dos deshollinadores judíos limpiando una chimenea. Se caen por ella y cuando llegan al suelo uno sale limpio y el otro sale sucio. ¿Cuál de los dos se va a lavar?

El americano dudó unos instantes y contestó:

-Está claro ¡¡¡el que está sucio!!!

A lo que el rabino le dijo:

-No hijo mío. Desde el  punto de vista de la REALIDAD  el que está sucio miraría al que está limpio y pensaría que no se habían ensuciado. Sin embargo el que está limpio miraría al que está sucio y pensaría ¡¡Como nos hemos puesto!! Y se iría a lavar.

El americano perplejo se dio cuenta de que el rabino eras más astuto de lo que le pareció en un primer momento y ansioso le pidió que le hiciera la siguiente pregunta.

-Están dos deshollinadores judíos limpiando una chimenea. Se caen por ella y cuando llegan al suelo uno sale limpio y el otro sale sucio. ¿Cuál de los dos se va a lavar?

El americano le dijo:

-Está claro rabino, desde el punto de vista de la realidad  el que está limpio.

El rabino se sonrió:

No señor, le dijo el rabino, porque desde el punto de vista de LA VERDAD, el que está limpio se miraría a sí mismo y se daría cuenta que no se ha manchado. Lo mismo haría el que está sucio y sería éste el que iría a lavarse.

El rabino le advirtió que ya iban dos errores y tan solo le quedaban dos oportunidades. Volvió a formularle la misma pregunta.

-Están dos deshollinadores judíos limpiando una chimenea. Se caen por ella y cuando llegan al suelo uno sale limpio y el otro sale sucio. ¿Cuál de los dos se va a lavar?

Está muy claro, rabino. Una vez el limpio y otra el sucio.

-Vuelves a errar hijo mío. Porque desde el punto de vista METAFISICO es imposible que uno salga sucio y otro limpio. O los dos salen limpios o los dos salen sucios.

El americano pensó que el rabino le estaba tomando el pelo pero aun así se creía lo bastante inteligente como para acertar la última pregunta...

-Están dos deshollinadores judíos limpiando una chimenea. Se caen por ella y cuando llegan al suelo uno sale limpio y el otro sale sucio. ¿Cuál de los dos se va a lavar?

El americano se apresuró y contestó:

-Ahora sí que está claro. Desde el punto de LA REALIDAD  el que está sucio, desde el punto de vista de LA VERDAD  el que está limpio y desde el punto de vista METAFISICO o los dos o ninguno!!!!

El rabino le miró fijamente y le dijo:

-Hijo mío… veo que no te has enterado de nada…porque desde tu punto de vista en el que crees que todos los judíos somos ricos… ¿Qué se supone que hacen dos de nosotros limpiando una chimenea? No existirían deshollinadores judíos.

 

 

Es necesario tener convicciones en la vida. Pero respete la de los demás. Nunca sabrá si está en lo cierto hasta que le llegue la hora. 

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Manuel Sáenz (lunes, 24 abril 2017 12:21)

    Muy cierto Pepe, encima me he reído un rato. :)

  • #2

    MANUEL PEREZ (lunes, 24 abril 2017 17:50)

    Muy bien ilustrado y sin duda, desde el punto de vista de la REALIDAD, es real como la vida misma.

  • #3

    Loles Casado (sábado, 29 abril 2017 13:46)

    Mi muy estimado Pepe,

    Qué bien argumentado! Qué bien ejemplificado! Brillante, como siempre.
    Estando de acuerdo con ello, el punto de vista de cada cual puede diferir a pesar de versar sobre un mismo tema, yo creo que las relaciones entre las personas aún con puntos de vista divergentes, podrían ser mucho mejor si todos tuviéramos in mente y lleváramos nuestras acciones y nuestras manifestaciones bajo la máxima que nos enseñara alguien más brillante aún que el rabino y que dijo: ama al prójimo como a ti mismo.
    Así no haríamos nada que nos quisiéramos que nos hicieran, ni diríamos nada que no nos gustaría oir a nosotros.

    ¿Por qué esto que es tan (aparentemente) simple, no lo ponemos en práctica e incluso algunos ni lo pronuncian porque te tildan de "cristiano" como si fuera malo?.

    Quiero desde la oportunidad que me ofrece tu blog (por la que te doy las gracias), decir que soy cristiana y que creo que todos, todos, todos siéndolo o no, tenemos muy fácil ver las cosas desde un mismo punto de vista.

    Un abrazo.

  • #4

    DESCORCHADOR (miércoles, 17 mayo 2017 18:57)

    Sería muy fácil atacar al origen judío del sabio haciendo cualquier broma fácil sobre su estereotipo racial.
    Lo cierto es que la sabiduría o, más bien, el conocimiento es un bien que atesoran unos pocos.
    Igualmente podría haber sido un japonés, un chino o un monje budista. Pero el caso es que el "americano" que representa a la sociedad más osada e ignorante del planeta, no alcanza el conocimiento que pretende. Y, desde mi humilde punto de vista, ese es el papel que judíos y demás clases dominantes reservan para el pueblo raso. El vulgo, mano de obra, perfecto rebaño ignorante de lo que hay más allá de las montañas que forman el frondoso valle.
    La justicia social no es que "el americano" conozca el talmud y así se haga millonario. La justicia social es que ese judío sabio, sea digno del conocimiento que se le ha transmitido y lo administre con la equidad y decencia que se les exige a los líderes de los rebaños. Y si el talmud es bueno para la sociedad, que su bondad nos alcance a todos a través de los actos de esa élite.
    Es fácil hablar de puntos de vista. Pero realidad sólo hay una.
    Por cierto.
    Las langostas son animales procedentes de zonas más templadas que el atlántico norte. El milagro duró hasta que murieron de frío.

    Un saludo y gracias por el tiempo y el espacio.